DIVORCIO Y RUPTURAS DE PAREJA A CAUSA DEL CONFINAMIENTO. “NOS QUEDAMOS EN CASA” PERO SEGUIMOS TELEBRAJANDO.

 

Divorci1

     Ya sabemos que, en China -primer país que decretó medidas de confinamiento- se produjo un aumento del número de divorcios. A modo de ejemplo, nos remitimos al titular del País digital del pasado día 11 de marzo: “La cuarentena es mala para el amor: cómo el coronavirus ha precipitado los divorcios en una ciudad china” o al titular de la Vanguardia digital del día 20 de marzo: “Aislamiento por coronavirus provocó divorcios en China”.

     El confinamiento puede provocar efectos antagónicos: unir a la pareja o bien poner más de relieve que la relación hace años que no funciona. Los momentos tan excepcionales por los que estamos todos pasando pondrán de manifiesto alguno de estos resultados.

     De hecho, Como abogados especialistas en Derecho de Familia, ya estamos teniendo conocimiento por nuestros clientes que la situación de confinamiento genera discordia y situaciones de conflicto, en aquellas parejas que ya se habían planteado poner fin a su relación.

     Cuando se ponga de relieve la crisis profunda de la relación de pareja, se pueden plantear situaciones de angustia, al creer que no se puede hacer nada para iniciar los trámites del divorcio. No es cierto y te explicamos qué puedes hacer.

      Si bien el Real Decreto 463/2020 de 14 de marzo establece la suspensión de términos y plazos procesales, y no se puede presentar en la actualidad ningún tipo de demanda judicial, no debemos olvidar que antes de tramitar judicialmente el divorcio son imprescindibles los trámites previos:

  • Buscar al abogado al que pedir el asesoramiento y encargar el divorcio. El teletrabajo nos permite tener la misma sensación de proximidad que en la tradicional visita en el despacho. No sólo se puede hablar por teléfono o por correo electrónico, sino también a través de la videoconferencia.
  • Facilitar datos necesarios al abogado y posible documentación. El teletrabajo, la posibilidad de escanear documentos en casa, fotografiarlos con el móvil y remitirlos por correo electrónico, nos facilitan estas gestiones.
  • En el supuesto de que exista un acuerdo en la pareja, podremos redactar el convenio regulador del divorcio o, en caso de que no exista matrimonio, aquel en el que se regule el régimen relativo a la guarda y custodia de menores y sus alimentos. De este modo, cuando finalmente se alcen las medidas del confinamiento, sólo quedará presentar en el Juzgado la demanda de divorcio -que el abogado ya tendrá preparada- adjuntando el convenio regulador para su aprobación por parte del Juez. Recordemos que la videoconferencia nos permite entrevistarnos a la vez con los dos miembros de la pareja.
  • En el supuesto de que no exista tal acuerdo, se tendrá también preparada la demanda para su presentación en el Juzgado cuando se levante el Estado de Alarma y sus efectos.
  • En cualquiera de los dos casos, se habrá adelantado mucho tiempo y trabajo que podrá aliviar las sensaciones de angustia y facilitará nuestra vuelta a la vida normal. Quizás, incluso, a una vida mejor.

   En situaciones excepcionales debemos buscar soluciones inteligentes. Es posible que nada vuelva a ser como antes. Pero esto no significa necesariamente que los cambios sean a peor. Del mismo modo que el teletrabajo se irá incrementando; de la misma forma que ya hace años que hacemos desde nuestro hogar o trabajo gestiones telemáticas sin desplazamientos; puede que pase a ser una práctica muy habitual las entrevistas con los abogados por videoconferencia.

     Es importante que el confinamiento no suponga un freno cuando el desplazamiento no es necesario. NOS QUEDAMOS EN CASA.

Xavier Tatché • 26 març 2020


Previous Post

Deixa un comentari

Your email address will not be published / Required fields are marked *